viernes, 29 de enero de 2016

Por ustedes

El argumento esgrimido para dejarnos fuera del aire y sin trabajo era que nuestros legajos mostraban  "inconsistencias". Pues parece que las inconsistencias no eran consistentes. Los trabajadores de Radio Nacional hemos sido recontratados.
El programa "El Candil" debería cambiar de nombre y comenzar su nueva etapa llamándose "Ustedes". Porque fueron ustedes, con su solidaridad y su indignada ética cariñosa los que movieron el amperímetro de las inconsistencias. Mi mensaje, en el que anunciaba la mala noticia, fue compartido casi mil veces en las redes sociales y los posteos de mis compañeros también. Me desbordó tanto correo electrónico enviado desde las más diversas posiciones ideológicas y desde lugares remotos. Es que nuestras convicciones, nuestra pasión por este tipo de periodismo no tiene fisuras. Pero no se le cambia el nombre a un hijo que cumplió 20 años y lo ostenta con el orgullo de tanto respaldo, de tanto cariño popular.
Hace muchos años, el menemato estaba en su apogeo, tuve una charla inolvidable con el inolvidable José María Pasquini Durán (que usaba barba, pero no era ecuatoriano). Ante mi desazón por tanta entrega, frivolidades y friboludeces de entonces (cualquier parecido con estos tiempos es sólo interpetración libre de quien lee este textículo) el mítico columnista político de "Página 12" me dijo que sí, el régimen es injusto, poderoso, perverso, pero no es monolítico. Ese sí tiene fisuras, resquicios dijo. Y hay que entrarle por ahí. A veces se le fisura una costilla y a veces se le fisura una inconsistencia.
Concretando, el lunes 1 de febrero vuelvo a Radio Nacional Mendoza. De lunes a viernes entre las 17 y las 18 conduciré "La Libroteca", hijo cultural que me cumple 20 años como "El Candil", su hermano mayor. Y éste vuelve en marzo los sábados a la tarde, acompañado, para mi felicidad, por Natalia Brite y Ernesto Espeche.
Por AM960, FM97.1 y www.nacionalmendoza.com.ar
A manera de agradecimiento generalizado permítanme compartir el grito de la hora:
¡LIBERTAD YA A MILAGRO SALA! ¡BASTA DE DESPIDOS, BASTA DE ENTREGA, BASTA DE AJUSTE AL HOGAR ARGENTINO!

jueves, 21 de enero de 2016

La culpa no es del chancho

"Volverán las oscuras golondrinas", dice la gelatinosa poesía que nos enseñaban en la escuela primaria. El ministro argentino de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, anunció que volverán los muchachos y las chicas del FMI a indicarnos que este subsidio está mal, que las tarifas de la luz y el gas están atrasadas, que nuestro peso pesa demasiado y que, ya que estamos, nos vienen a ofrecer, damas y caballeros, un crédito super conveniente a tasas increíbles y con unos plazos que no se encuentran en ninguna plaza, con tobogán incluido.
Sólo falta que nos cuenten que el señor ministro usa papel higiénico marca "Soberanía" cada vez que sus intestinos lo incitan a cumplir con el trámite burocrático fecal.
Y si de incitaciones se trata, esta sucede en Davos, Suiza, durante el Forro o Foro Económico Mundial, esa agradable reunión del capitalismo sin caretas que junta canapés con entrega de bienes de países pobres a domicilio. Allí ocurre un espectáculo pocas veces visto. Hay una larga fila frente a un cuarto cerrado. Ejecutivos, políticos y curiosos vip quieren conocer al émulo de Calígula, el emperador romano un poquito pasado de rosca que en el siglo II nombró senador a Incitatus, su caballo. El primer mandatario de un país sudamericano, justo el nuestro, ha sentado a su perro en el sillón presidencial poco antes de viajar a tan magno estropicio financiero global. La curiosidad despertada estuvo cerca de malograr la ronda de negocios por la que se confirmó que, para las nuevas autoridades vernáculas, las Islas Malvinas seguirán llamándose Falkland porque así lo manda el pragmatismo y además, ya lo dijo Mauricio, el dueño del can presidencial, son muy caras. Pero, por suerte para la salud del mundo occidental y cristiano, todo está en orden.
Eso sí, Calígula nunca tuvo el privilegio de estrecharle la mano a David Cameron en Davos.
De Suiza te llevo directo a Senillosa, Neuquén. ¿Qué te puedo cobrar? Apenas unos párrafos más de atención.
En la edición papel del 20 de enero de 2016 del diario "Río Negro", una publicación amarillosa, viscosa y asquerosa, alguien, quizás un redactor irreverente, filtró en tapa, abajo a la derecha, un titular que decía que allí, en esa localidad neuquina, la carne de cerdo importada de Dinamarca se vendía más barata que la carne de cerdo producida en Senillosa. Resta saber cuántos productores de carne porcina de Senillosa votaron por el amo del perro más famoso de Davos.
En este caso bien vale el refrán popular con que titulo el delirio de hoy. Y me parece que en los otros también.

miércoles, 13 de enero de 2016

El argumento de Píter

"Ser periodista es menos que ser nada si la profesión no sirve para mejorar a la gente" *
Víctor Hugo Morales


En los patios en los que se mueven estas lacras se llaman no por sus nombres verdaderos sino por esa mezcla de diminutivo extranjerizante que suena más fashion, más cool. Lo voy a escribir en fonética por el sencillo placer, quizás ingenuo, de verlo incorrecto.
Por ejemplo, Juan es Yon o Yoni, María es Mery, Graciela será Greis, Mauricio, Mau o Morís (en fin, me salió así), Marcos suena mejor Mark, Juliana será Yuli o Yulian y Pedro será, por supuesto, Píter.
Pedro Robledo, el Píter en cuestión, es un novel político que fue designado al frente del organismo nacional que atiende (o desatiende) los temas de la juventud. Puesto allí por esta especie de gobierno nazimacrista que supimos conseguir. Cada cierto tiempo a buena parte de nuestra sociedad le da por practicar la coprofagia electoral y así nos va. Menem por dos veces (y no fueron tres de milagro), De la Rua y ahora Mau, como le dice Su, son los ejemplos más cercanos, pero no los únicos. A esta altura de mi vida ya no sé si esa coprofagia es patología o identidad.
Piter parece haber cursado, además, una Maestría en Chicanas y Provocaciones en medios de comunicación. Lo vi en estos días en "Minuto Uno", el programa que conduce Gustavo Sylvestre en C5N. 
Se desarrollaba el tema de los despidos y cesantías a mansalva de trabajadores estatales perpetrados por funcionarios nacionales, provinciales y municipales de esto que, cínicamente, se llama "Cambiemos". Casi siempre, y ante los reclamos pertinentes, con el acompañamiento de balas de goma y ternuras varias, Píter, obvio, defendía los despidos con un argumento extraordinario. Para él los desahuciados no eran laburantes sino "personas que hacían política con el dinero de todos", dijo.
¿Pero él no hace política también con el dinero de todos desde el sillón donde deposita su traste cada vez que la burocracia le requiere su firma? ¿Acaso no será que el tipo de política del despedido o despedida es una molestia para el tipo de política para la que fue designado Píter? Puede ser una pregunta pueril, casi retórica, pero anida en ella el concepto que se tenga de la militancia. Peyorativo para los garcas o vital y necesario para nosotros, los peatones sin coprofagia.

*NOTA AL PIE: Como se puede advertir la cita no tiene correlato con el textículo. Es, simplemente, un homenaje al colega, amigo y referente ético en desagravio por la censura de que ha sido víctima. Y con él muchos de nosotros.
Como dice mi compañera donde dice "periodista" puede leerse oftalmólogo, escribano, peluquero, poeta o lo que usted, querida lectora, prefiera.