viernes, 15 de febrero de 2013

Yo

Mis hijos se llaman Yocasta y Layo. Mi perro, Yayo.
Seduje a Yolanda al pie del Cerro Bayo.
Juego al golf. Si hago hoyo en uno es como un orgasmo.
Mi libro de cabecera es "Yo también fui un espermatozoide", de Dalmiro Sáenz.
Leo en francés a Yourcenar.
No soy xenófobo, tengo un amigo paraguayo.
Y otro rubio, muy rubio. Payo.
Conozco las vicisitudes de la Batalla de Ayohuma.
Si escucho las palabras compañeros, camaradas, pueblos, nosotros, me tiembla el superyó.
Fui campeón mundial de Yo-yo a orillas del Pilcomayo.
Mi músico preferido es Yo Yo Ma.
Amo el tango "Uno".
Veraneo en Cayo Hueso.
Lamento que el general San Martín no haya nacido en Yapeyó.
Si me mareo no me caigo, me apoyo.
Me mudé a la calle 25 de Mayo.
No quiero verme en Youtube.
Ni el Vaticano se salvó del rayo.
Nunca digo adiós, digo sayonara.
Me encanta vestirme de cipayo.
Me llamo Gerardo, pero me dicen Goyo.
Por suerte no nací malayo.
Ella y yo. Mejor, ello y yo, dice Sigmund.
Yo soy de clase media, ¿viste?

No hay comentarios:

Publicar un comentario