jueves, 6 de septiembre de 2012

Fitosanitario

Dice el mataburros oficial y monárquico que fitosanitario es todo aquello "perteneciente o relativo a la prevención y curación de las enfermedades de las plantas".
Si ArmandoTejada Gómez escribió que "todos vamos en el mismo barco/ sin más capitán que el canto", ¿por qué no imaginar que al llegar a puerto nos esperan árboles, flores, frutos y plantas para cultivar colectivamente?
Y hablando de naves acuáticas me anuncian que desembarca en estos días por Mendoza la Fundación Pensar. Su presidente honorario es Mauricio Macri, el gerente de la ciudad de Buenos Aires. Me invitaron, pero no puedo ir hasta que logre dilucidar algunas cosas. Por ejemplo, ¿no es contradictorio que Macri sea presidente "honorario"?, ¿no resulta insólito que dirija una institución que se llama, precisamente, pensar? La Fundación es la cara supuestamente académica del PRO y en su staff figura la plana mayor, la mediana y la menor (pero todos superan los 16 añitos) del derechoso conglomerado porteño. La carta de presentación en la ciudad de las acequias huarpes es un homenaje a Dardo Pérez Guilhou, recientemente cadáver, abogado constitucionalista y exministro de Educación de la dictadura de Onganía. Es decir, arranca mostrando credenciales fachas.
Empiezo a darme cuenta de que por este camino voy mal. ¿Que cómo me doy cuenta? Cuando Galileo, nuestro perro, me mira con cara de caniche toy (es un labrador retriever) y me pica la nalga izquierda es que tomé la ruta equivocada o me llegó la hora de una ducha. Supongo, quiero creer, que hoy ya me duché. Quiero decir que es muy fácil burlarse de un señor que repite lo que le dictan al oído, espía a su cuñado, nombra ministro a un troglodita y confunde a Borges con un tal José, entre otras perlitas cultivadas. Como en el cuento del alacrán y el hipopótamo cruzando el río, todo el abanico de desmadres del hijo de Franco (no, cachorro, ni Francisco ni el paragua; el empresario progenitor) no hace más que mostrar su naturaleza. Es un animal, político, pero animal al fin que, siguiendo un razonamiento muy latinoamericano de hoy, se parece mucho a quienes lo ungieron intendente del Obelisco y aledaños.
Entonces, mi querida Magister en Ternuras Matutinas, a qué asombrarse y escandalizarse por las declaraciones de Fito. Sí, es muy probable que algunos funcionarios y militantes del PRO hubiesen entregado gente durante el mal llamado PROceso. No es ocioso recordar que Abel Posse fue embajador de la Junta genocida. Fito y muchos más (algo así como el 54%) tenemos derecho a sentir asco por cierto sector del electorado del ombligo nacional. Y además, derecho a decirlo públicamente afrontando las consecuencias que vengan. Si eso no es pluralismo, me hago músico, formo una banda que se llame Los Macriturros y le pido a los cumpas de La Cámpora que me hagan la escenografía. Todo muy singular.
Ya va siendo tiempo de que se ponga el foco del debate sobre los que le dan de comer y no sobre el porcino, me parece. Allí apuntó el rosarino. Desde su declaración anterior, la del asco, y también en ésta, no hace otra cosa que interpelar a los vecinos de los cien barrios porteños (es mentira, son muchos menos. Hasta en eso son agrandados). Así que si joden a Fito nos joden a nosotros también. Por eso, lectora o lector, te propongo que, en el hipotético caso de que lo querellen, nos presentemos todos como co-querellados y lo ayudemos a sanear aquella "puta ciudad".
Mientras esperamos que los jóvenes de 16 a 18 puedan incorporarse institucionalmente al cuidado de este bosque patrio que somos, bienvenidos sean los pensares, sentires y decires fitosanitarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario