martes, 10 de julio de 2018

Bolardos

Fue por accidente. Sí, un accidente vial de poca monta me informó que un auto había roto varios de esos supositorios urbanos que el gobernador Cornejo repartió a mansalva por calles, plazas y demás paseos públicos mendocinos.
Así me enteré que esos cosos (sustantivo que se ha hecho de uso oficial desde que el radical asumió el Ejecutivo provincial manejado desde afuera por la ballena de Exaltación de la Cruz), que esos cosos, decía, se llaman bolardos.
Y entendí todo. Se me alinearon los planetas, como quien dice. Es un homenaje de la Unión Cínica Radical y afines diestros a sus votantes. O mejor aún, a sus sostenedores actuales, a quienes siguen pensando que está todo, o casi, muy bonito, muy prolijito, muy pintadito, muy fiesta de la vendimia, muy máscara de Dalí, muy Gareca y títeres para chicos.
Así que ya saben, en Mendoza Serguei Eisenstein habría filmado "La conspiración de los bolardos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario