jueves, 12 de julio de 2018

Cuerpo

El cuerpo de la mujer es sagrado
dicen ciertas escrituras milenarias,
las señoras con sus dedos meñiques apuntando
al oeste y señores impuros que
desayunan cada mañana
la cotización de las hostias.
El cuerpo de esa mujer,
tu cuerpo.

Entonces, déjenlo bailar.
Déjenlo crecer, déjenlo brillar,
déjenlo oler, tocar y cantar.
Déjenlo embellecer, envejecer,
salir y entrar.
Déjenlo imaginar, viajar,
partir y volver.
Déjenlo amanecer, déjenlo descansar.
Déjenlo actuar, pintar y escribir.
Déjenlo protestar, rebelarse y
dirigir. Déjenlo empuñar, empujar
y correr.
Déjenlo coger, gozar.
¡Déjenlo gozar, carajo!
Déjenlo beber, agua o savia de la vid.
Déjenlo parir y
déjenlo abortar.
Déjenlo escribir, en las paredes y
en el cielo.
Déjenlo abrazar y cultivar,
déjenlo leer y amamantar.
Déjenlo ser y acontecer.
Déjenlo comer.
Déjenlo aparecer y esconderse.
Déjenlo rezar y blasfemar.
Déjenlo toser, estornudar
y escupir.
Déjenlo ser pétalo, pájaro y luciérnaga.

Si ella quiere.

No hay comentarios:

Publicar un comentario