martes, 14 de agosto de 2012

Las enaguas

Edición del diario "Los Andes", de Mendoza, del domingo 12 de agosto de 2012, Sección Internacionales, página 23: "Estados Unidos promete acelerar la caída de Siria", titula la nota en la que se desnuda la expresión de deseos de los redactores de la versión berreta de Clarín. Supongo, quiero creer, que quisieron decir que lo que los yanquis pretenden acelerar es la caída del gobierno de ese país. Para eso viaja la señora Hilaria por el mundo. Entonces cabe preguntarse: ¿bestialidad comunicacional o sincericidio ideológico? ¿O ambas patologías?
Apurados por salir con los tapones de punta, los dueños de la "verdad objetiva" (en realidad, una mentira subjetiva) no revisan, no corrigen (seguramente, con el afán de afanarse un sueldo y confirmar aquello de la plusvalía de que hablaba don Carlos) y muestran, sin pudor alguno, sus intereses. Les pasa como a ciertas señoras de clase alta que se producen para asistir a la fiesta que da la esposa de algún garca propietario de miles de hectáreas de soja. La doña se empilcha con lo mejor que compró en la boutique de última moda, pero cuando se la pone no se fija que se le ve el ruedo de la enagua
La promesa norteamericana de acelerar la caída de Siria es, también, la ratificación de su historia imperial. La del país que, olímpicamente, sigue sintiéndose el patrón del mundo. No ha hecho otra cosa, en el siglo XX y en lo que va de este, que tumbar países so pretexto de defender la democracia y la libertad. ¡Si lo sabrá Chile, por ejemplo, desde que patrocinó y financió la conspiración de aquel 11 de setiembre de 1973 con ese mártir de la dignidad y el socialismo que es Salvador Allende!
Por estos días también hemos asistido a un aporte significativo de Mario Pergolini al Diccionario de la Real Academia Española de la lengua que nos parió. Hasta que el empresario exrebelde introdujo un nuevo significado, el término "sicario" significaba, oficialmente, "asesino asalariado", pero el millonario mediático tipificó así a los integrantes del panel de "6-7-8", el programa político de la TV Pública. Como Sandra Russo, Mariana Moyano, Nora Veiras, Cynthia García, Cabito, Edgardo Mocca, Dante Palma, Orlando Barone, Carlos Barragán y Luciano Galende no andan matando gente por ahí, cabe inferir que lo que hizo el creador de "Caiga quien caiga" y otras pendejadas, es ponerse el traje de filólogo y disputarle a la monarquía del idioma la gendarmería de las palabras.
Salvo que, con el ánimo de experimentar sensaciones nuevas, se haya puesto enaguas y, como no podría ser de otra manera, se le vea el ruedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario