miércoles, 1 de septiembre de 2010

Un palacio es un armón

"Abre la muralla"
Nicolás Guillén

Es una cuestión de lingüística comparada y por eso le pegan sin piedad. La sociedad argentina se ha ensañado con algunos de sus dirigentes. Con Mauricio Macri en particular. Y no es justo.
Me explico. Como los espías vernáculos se estaban entrenando para combatir indigentes, estudiantes díscolos y motoqueros sin casco. Como sus superiores se inscribían en un curso intensivo de telemarketing, tuvo que recurrir a sus más fieles proveedores: las embajadas de EE.UU. e Israel. Ya lo había hecho, hace un tiempo, el submonarca riojano. Carlos Saúl I afirmó, no recuerdo si usaba o no patillas entonces, que el gobierno judío lo había felicitado por la marcha de la investigación del atentado a la sede de la AMIA. Con menciones honoríficas así, mejor usar calzoncillos blindados. Pero volvamos al gerente capitalino.
Aquí comienza el malentendido. Otra vez aparece la figura maldita del traductor (me tiene obsesionado el tema, ¿viste?). Mauri dice que le recomendaron a Jorge Palacios para jefe policial. A su vez, Rafael Eldad, a la sazón embajador israelí en nuestro país, afirma que no conoce a nadie con ese nombre y apellido. ¿Qué pasó? ¿Quién miente? Pues, ninguno de los dos. Es el fucking traductor. No se llama Jorge Palacios la persona recomendada. En realidad, su nombre original es Iósl Armón. Armón quiere decir palacio en hebreo. Y si se fijan bien, Eldad es dadle al revés, y como en hebreo se lee de derecha a izquierda (por eso Duhalde no sabe, ni quiere saber, hebreo), el traductor traicionó, es su destino, al incomprendido prohombre porteño. Dadle Armón, dijo el diplomático y se armó el bolonqui.
Este intríngulis me lo explicó mi asesora en filología semítica, vía internet y por fonética porque, obvio, mi hebreo es muy limitado. Lo único que sé decir es shalom, pero es un término tan devaluado en la zona...
Y hablando de delirios, reapareció ella."Clarín es la última muralla", dijo, como poseíiiiida. Propone salir en defensa irrestricta de los diarios que fueron cómplices de la dictadura y, resignadamente, pide que la dejen descansar, dormir. Está, dice, desde enero pasado trabajando para la nación, o ¿para La Nación?
En fin, patria divertida la nuestra. Plena de inventiva. Un día, una de espías. Al siguiente, una blonda trucha que me trae a la memoria los versos de Guillén, para mi, siempre, en versión Quilapayún.

5 comentarios:

  1. Hola Julio muy buena la nota. Para mi tambien, siempre, en version Quilapayun. Abrazo. Rafael

    ResponderEliminar
  2. Yo tambien amo a Guillen y a los Quilapayun. Pero me parece que la acidez de tus caramelos no deberias pasarla a los israelies y mucho menos a los judios. Atenti con ese facilismo. El Estado de Israel tiene especialistas en seguridad de alto nivel. Es logico. Es un tema de supervivencia. Imaginete un Estado con 6 millones de habitantes y vecinos que no lo reconocen y que juran destruirlo, con cientos de millones de habitantes, algunos fundamentalistas dispuestos a morir para irse al cielo. Como sobrevivir? Si .. ya se.. con paz.. pero.. si los otros no quieren paz.. que tenes que hacer? Tecnologia de punta en seguridad. Es la unica. Estoy seguro que Israel quisiera paz duradera. Pero los "primos" no lo reconocen. Hitler no ha muerto. (ver al presidente de Iran)

    ResponderEliminar
  3. Olga, si te referís al mismo gobierno que asesoró a nuestros genocidas, tiene legalizada la tortura como método de investigación, ha construído un muro vergonzoso (¿te acordás del de Berlín, el escándalo?), si te referís a ése, entonces me ratifico.

    ResponderEliminar
  4. cual es tu opinon sobre el gobierno de Iran y el grupo Hamas? Estas de acuerdo con lo que hacen? Vos crees que quieren destruir Israel? Vos crees que odian a los judios? Te garantizo que si. Eso le da derecho a Israel a defenderse.

    ResponderEliminar
  5. Caés en el mismo sofisma que los sionistas. Confundir la parte con el todo. El sionismo no es el judaísmo. Es, apenas, una manera de ver el tema. Y, para colmo, estamos hablando del enclave más racista y peligroso del mundo. El mismo gobierno que asesoró, además, al Sudáfrica del apartheid y el primero en reconocer el golpe en Honduras. En resumen, Fidel tiene razón.

    ResponderEliminar