domingo, 26 de junio de 2011

Concurso

A Oscar D'Ángelo, el amigo de Flammarion

Que el funeral lo organizó Fuerza Bruta, que el luto se lleva sólo dos semanas, que la gente dice que los quiere matar, que no sufre, que hace teatro, que iba a producirse una emboscada, que hay armas, que desde que él se murió duerme más tranquila. Y así podría seguir un rato más con sus pronósticos y declaraciones apocalípticas. Pero no está sola en la galería de freaks más o menos vernáculos.
De Colombia, y sin ritmo de vallenato, nos llega la sabiduría necrofílica de un empresario zanahoria. Dijo, y luego se arrepintió (tarde piaste, pajarraco), que Néstor había elegido morirse antes que perder otra elección. Elegido, dijo. Debe haberlo llamado Alfonsinín para endilgarle la responsabilidad por la pérdida de dos votos en Picún Leufú, por su exabrupto. Hasta donde este escriba sabe, no hubo reacción alguna de los sacerdotes eméritos (o eméticos, usted opte milady), muy ocupados en mensurar la incidencia del consumo mensual de hostias en el desarrollo del coeficiente mental de los batracios. Cosas así, determinantes.
Envuelto en un poncho verde caca, un tipo que dice llamarse Usía, pero en castellano, declaró que odia a los porteños. Así, sin discriminar entre Macri y los obreros de Paternal, por ejemplo. Esta vez, el teléfono del Arzobispado tenía activado el contestador automático: "No desespere, le devolveremos la llamada en un tiempo prudencial. Si Galileo esperó 400 años y las Abuelas 10, usted puede ser el próximo. Gracias y que Dios le dé templanza. Click". Se ve que la reacción del burrito cordobés produjo envidia, o contagio. El senador menduco (más precisamente, sanrafaelino) salió a la cancha convencido de que él es más torpe que todos. Es que, para participar de este singular torneo semántico, hay que tener convicciones firmes. Declaró a MDZ, diario digital de nuestros pagos, que Cristina desprecia a Mendoza. Otro que aspira a ser habitué de las oficinas del INADI. O la importancia de llamarse Ernesto, pero Sanz, qué le vamos a hacer.
Y hablando de hábitos, es Mauricio, como se lo conoce al gerente porteño en los ambientes mediáticos, quien mantiene y defiende las costumbres adquiridas en los mejores momentos del menemato privatizador. Quiere debatir con sus adversarios en casa, en TN. La excusa es que se hace allí desde siempre y que diversificar es mucho trabajo. Y ya se sabe, el trabajo es para los mersas y no para gente culta y triunfadora como él.
Por último, y para no aburrir a la amable lectora de estos delirios domingueros, vaya mi estruendosa carcajada para el mejor alumno de Goebbels I, materia curricular optativa en la carrera de comunicación hegemónica continental, el ex periodista Jorge Semeenfríalalecheyseleformaunapelículahorrible.
Como usted entendrá, belleza, son ejemplos parciales de profundas y sólidas propuestas de gobierno, de cara a octubre próximo.
De todas maneras, leo que el Producto Bruto Interno ha crecido espectacularmente y me pregunto si en ese crecimiento se computarán estos ejemplos de Productos Muy Brutos.
Pero también leo que el INCAA (Instituto Nacional de Cinematografía y Artes Audiovisuales) está convocando a un Concurso Nacional de Cortos. Tal vez los admitan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario