sábado, 21 de agosto de 2010

Con 74 metros no alcanza

"Yo, que no creo, pido a Dios por esa gente"
Vinicius de Moraes

Nicolás va a ser juzgado y a mi no debería importarme. Se trata, aparentemente, de una cuestión interna en una secta a la cual, por suerte, no pertenezco. Nicolás va a ser juzgado por vivir en el año 2010 y amar al prójimo, como dice que le enseñó el fundador de la secta en cuestión. Pero, más aún, a Nicolás le prohiben contarle, a otros sectarios, lo que piensa, hasta que lo sentencien.
A esta altura, aclaración indispensable. Si usted, lector/a, cree que estamos en guerra, lo invito a ver Almorzando con la Tía Rosa o a leer Clarinete o a escuchar las predicciones de Lilita, la frustrada competidora del pulpo Paul. Tiene para elegir. Mejor, en ese caso, no siga leyendo, lo puede perturbar.
Digo que, tal vez tengan razón quienes piensan que no me incumbe. El cura Nicolás Alessio sabrá, desde Córdoba, defenderse como corresponde. Ya es un hombre grande y está ubicado en tiempo y lugar, como dicen los peritos. Me parece que no se va a callar.
La jerarquía, esa cohorte de vagos milenarios que ha producido la Iglesia Católica, nos debe algunas explicaciones. Y ahí si que me considero con derecho de opinión. Veamos.
Se siguen haciendo los sotas respecto de los pedófilos protegidos. Creo que no alcanza con las disculpas de Ratzinger, mientras cada uno de esos delincuentes encuentren cobijo en escondites de lujo.
La justicia argentina condenó por genocidio a von Wernich y el tipo sigue siendo miembro de la secta sin manifestación explícita en contrario de sus superiores. Otro tanto cabe para nuestro pedófilo criollo, don Julio "cara de yo no fui" Grassi. Y siguen las firmas, Tortolo, Bonamín, Plaza, Laghi, Pío XII, entre otros.
Claro que esto no tiene nada que ver con la fe de mis vecinas, gente humilde, solidaria, magnífica. Estoy hablando de otra cosa. Digo que, para dictarnos normas de conducta y convivencia, primero hay que predicar con el ejemplo.
A mi nieto le enseñamos que, antes de sentarse a comer, hay que lavarse las manos. Que luego de ir al baño hay que limpiarse la cola.
Me parece que hay sectas que no resuelven el problema con setenta y cuatro metros de papel. Es la medida standard y no les alcanza.
13-07-2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario